Alergología

En el departamento de Alergología e inmunología de Tinabana Salud, nos centramos en el diagnóstico y tratamiento de todo tipo de enfermedades alérgicas así como cualquier patología relacionada con el sistema inmunitario.

En España, existe un preocupante aumento de enfermedades alérgicas que afecta alrededor del 20% y el 30% de la población. Esto supone que aproximadamente una de cada cuatro personas padece algún tipo de trastorno alérgico.
Los efectos de este tipo de alergia están causados por un fármaco concreto o por la composición del mismo. La alergia se presenta en el paciente de forma más o menos grave cuando los anticuerpos actúan de forma agresiva frente al compuesto en cuestión.

Los casos de más riesgo para la vida del paciente, son las provocadas por las reacciones de los anticuerpos IgE ya que provocan shocks anafilácticos.

Existen otras reacciones de aparición más tardía que también pueden ser severas como: vasculitis, enfermedad del suero o fiebre, entre otras.

En los países desarrollados, el fácil acceso y consumo de medicamentos se ha disparado, ayudando a paliar y erradicar numerosas enfermedades, lo cual también ha supuesto un aumento de las reacciones adversas. En nuestro centro ofrecemos alternativas terapéuticas y de sensibilización a medicamentos para los casos que lo requieran.
Afección que aparece por la ingesta de determinados alimentos. Este tipo de alergias se da más comúnmente entre niños pequeños debido a la introducción de nuevos alimentos.

Puede manifestarse con:

• Síntomas cutáneos y mucosos: picor de piel, lengua, paladar, garganta, enrojecimiento, aparición de dermatitis alrededor de la boca, urticaria...
• Síntomas digestivos: dolor de estómago, naúseas, vómitos, sensación de paro del bolo alimenticio, diarrea...
• Síntomas circulatorios: mareo, taquicardia, palidez cutánea.
• Síntomas respiratorios y faríngeos: dificultad para respirar, dificultad para tragar, sensación de ocupación faríngea.
Este tipo de alergia consiste en una reacción atípica ante un cuerpo externo que entra en contacto con nuestro sistema respiratorio.

Generalmente, los síntomas más comunes que provoca el alérgeno en cuestión son:

• Rinitis alérgica: es el proceso más frecuente. Sus síntomas típicos son: picor nasal, estornudos, mucosidad acuosa y congestión nasal.
• Asma alérgica: este tipo de alergia ocasiona los síntomas típicos del asma: tos, falta de aire, pitos en el pecho y opresión torácica. Los síntomas pueden variar en frecuencia e intensidad.
• Neumonitis por hipersensibilidad o alveolitis extrínseca alérgica: se manifiesta con la presencia de tos seca, mialgias, malestar general, pérdida de peso y también puede presentar fiebre y escalofríos.

 
Las alergias oculares se producen cuando la membrana transparente que cubre el ojo, entra en contacto con un alérgeno.

Las manifestaciones alérgicas más frecuentes son: ojos rojos, acuosos, lagrimeo, hinchazón ocular o del párpado, picazón, conjuntivitis y demás afecciones que pueden venir acompañados de síntomas nasales como goteo, picor nasal, bucal y de faringe, estornudos, dolor de cabeza, dificultades respiratorias y posible tos acompañada de anormales pitidos en el pecho.

Patologías más frecuentes:

• Conjuntivitis alérgica.
• Queratoconjuntivitis vernal.
• Queratoconjuntivitis atópica.
• Conjuntivitis papilar gigante.
• Dermatoconjuntivitis alérgica por contacto.
Se trata de una respuesta superficial y exagerada del sistema inmunitario ante sustancias comunes que generalmente no son dañinas y con las que convivimos a diario.

Generalmente, los síntomas alérgicos se presentan en forma de picores intensos en la zona del cuerpo afectada que pueden ir acompañados de ronchas e inflamaciones, así como dermatitis atópica, sequedad cutánea y/o urticaria.

Patologías frecuentes:

• Dermatitis atópica.
• Dermatitis alérgica de contacto.
• Urticaria y angioedema.