Ecografía Abdominal

La Ecografía Abdominal es una prueba diagnóstica que, a través del uso de ondas de ultrasonido, permite observar los órganos y las estructuras que se encuentran dentro de la cavidad abdominal como el hígado, la vesícula biliar, el páncreas, el bazo, los riñones y la vejiga urinaria.
 
También permite ver la aorta abdominal y detectar la presencia de líquido entre los distintos órganos. En las mujeres permite ver los ovarios y el útero, y en los hombres la próstata.

¿Cuándo se realiza una Ecografía Abdominal?

• Dolor abdominal, ante la sospecha de patología de la vía biliar o una infección de la vesícula biliar. 
• Para descartar la presencia de cáncer de hígado, por ejemplo en enfermos con una hepatitis crónica.
• Patología del riñón, como la litiasis renal, las infecciones renales o el cáncer de riñón.
• Patología del páncreas, como la pancreatitis o el cáncer de páncreas. 
• Para estudiar la de la aorta abdominal.
• Patología del útero o los ovarios. 
• Seguimiento del feto en la mujer embarazada.

¿Qué especialidades pueden solicitarla?

Digestivo, Ginecología, Urología, Neurología, Cirugía general, Cardiología.

No hace falta venir acompañado aunque puede ser de ayuda si le hace sentirse más relajado.
Es necesario estar en ayunas las 6-8 horas previas a la prueba. En caso de que se vayan a estudiar órganos de la pelvis como el útero o la vejiga de la orina, conviene beber al menos un litro de agua en las horas previas a la prueba para tener llena la vejiga.
Las ondas de ultrasonido no tienen ningún efecto perjudicial para el organismo, por lo que la prueba se puede repetir tantas veces como sea necesario sin causar ningún perjuicio.
Suele durar unos 15 minutos (aprox).
No es necesario tomar ningún medicamento previo.
Puede llevar la ropa que desee, pero conviene que sea fácil de quitar para dejar el abdomen descubierto cuando se lo requieran.